Primera Infancia


La primera infancia constituye una etapa fundamental en el proceso y desarrollo de la formación de la personalidad. Al ser esto así, es obvio que la atención, el cuidado y la educación de los niños en estas edades revista una importancia crucial. Es por eso que en la mayoría de los países, en unos en mayor grado y nivel de atención que en otros, se promueva un sistema de influencias educativas organizado y dirigido a la formación de estos niños que están en esta edad tan significativa de la vida. Surge así el concepto de educación de la primera infancia, de la educación infantil, como un sistema con fines y objetivos de garantizar el cumplimiento de las demandas sociales respecto a la educación de estas nuevas generaciones.

La primera infancia es una etapa del ciclo vital humano, que comprende desde la gestación y hasta los cinco años. Es la etapa en la cual las niñas y los niños sientan las bases para el desarrollo de sus capacidades, habilidades y potencialidades. La Primera Infancia es importante por los diferentes y complejos procesos que el ser humano realiza durante este periodo:
•Ocurre su mayor desarrollo neuronal.
•Se determinan las capacidades para las
relaciones vinculares y afectivas, que en otras etapas de la vida será difícil
o casi imposible construir.
•Se desarrollan las habilidades básicas para el lenguaje y la motricidad fina y gruesa.
•Se da el reconocimiento de sí mism@ y del entorno físico y social, que luego se refleja en la construcción de su autoconcepto, su autoimagen y sus relaciones e interacciones con su mundo.
•Se sientan las bases para los procesos de comunicación individual y colectiva.
•Se desarrollan las habilidades básicas para el autocuidado.
Aunque todos los procesos mencionados anteriormente ocurren durante el resto de la vida, se reconoce que es en la primera infancia, cuando se realiza el mayor desarrollo de capacidades y habilidades del ser humano.

La Democracia y los Derechos Humanos






De acuerdo con la declaración de los Derechos Humanos, todos somos iguales por naturaleza.
Democracia y Derechos Humanos, más que términos, constituyen prácticas que van una con la otra, y las cuales caracterizan el grado de convivencia política de un Estado; el respeto y cuidado que se tenga por los Derechos Humanos, contribuyen a fortalecer un régimen democrático, ya que esto implica el respeto a la oposición y a las ideas contrarias de quienes ejercen el poder; pero igualmente es necesario, que quienes ejercen la crítica también tengan en cuenta los deberes que tienen; los Derechos Humanos no deben ser solo escritos de Constitución sino que, estos constituyen una práctica diaria, la cual es de mayor responsabilidad para los gobernantes que para los gobernados; por esto, en la medida en que un Estado vele por el respeto de los Derechos Humanos, la convivencia y la democracia aumentan su poder como reglas de juego en un Estado de derecho.
Por todo lo anterior; conocer y poner en práctica las normas de la Constitución Política de Colombia es la mejor preparación para la convivencia, porque nos permite construir un país en Paz, con base en el respeto de los Derechos Humanos y la Tolerancia.
¿Qué nos hace iguales, qué nos hace diferentes?
Las diferencias a las que se hace referencia tiene que ver con la cultura; es decir, con la manera como cada pueblo, o comunidad de seres humanos, entiende y experimenta la vida.
Por esta razón, la Constitución que nos rige tiene la virtud de reconocer los derechos culturales de aquellos grupos indígenas y negros que lograron sobrevivir en nuestro territorio después del período colonial; tales derechos culturales involucran las diferencias idiomáticas y religiosas, así como las distintas creencias, costumbres y formas de gobierno de los grupos mencionados.
Entonces debemos hablar del derecho a la diferencia cultural, que no es otra cosa que el derecho a la propia identidad. Así como el respeto que ella merece, por parte de quienes han asumido la existencia de otra manera.
Por todo esto y por más nos damos cuenta de la importancia que tiene una constitución que al fin ha reconocido que COLOMBIA es un país "MULTIÉTNICO" y "PLURICULTURAL"; y que por lo tanto permite la construcción de una sociedad en la cual hay un espacio legal y mental para "EL DERECHO A LA DIFERENCIA".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...